La Fuerza Aérea Guatemalteca, Junio de 1954

La operación PBSuccess, de la Agencia Central de Inteligencia -CIA- por sus siglas en Inglés, tuvo como objetivo el derrocamiento del Coronel Jacobo Arbenz Guzmán mediante la creación y financiamiento de un ejército de liberación, encabezado por el Coronel Carlos Castillo Armas, el cual invadió Guatemala desde Honduras y El Salvador en Junio de 1954.

La “Liberación“, como se le conoció en Guatemala a la operación PBSuccess, es aún un tema que despierta acaloradas discusiones, sin embargo, para los interesados en aspectos aeronáuticos, marcó el fin de una época para la Fuerza Aérea Guatemalteca -FAG- pues significó el punto de partida para su modernización, tanto en lo relacionado a material volante, como a nivel organizacional, que la llevaría a convertirse en una de las armas aéreas más poderosas de la región.

Como nota interesante, la situación de la FAG, previo a la invasión de Junio de 1954, era poco menos que desconocida para los norteamericanos. ¿Cuántos cazas P-26A seguían operativos? ¿Cuántos AT-6? ¿Tenía la FAG aviones capaces de bombardear Managua, tal y como temía el dictador Anastasio Somoza? (Recordémos que parte de la fuerza aérea liberacionista operaba desde la capital nicaragüense, con la bendición del dictador.) ¿Que resistencia encontrarían los pilotos liberacionistas? ¿Habían tenido oportunidad los Guatemaltecos de internar aviones de caza como se rumoró insistentemente?

De hecho, el estatus de la FAG en aquellos obscuros días sigue siendo confuso. Recordemos que el período de transición entre el gobierno de Arbenz y el de Castillo Armas siginificó una serie de purgas en el ejército y fuerza aérea, además de haber sido un caos administrativo, en el que se perdieron o destruyeron -por conveniencia- documentos y material fotográfico. Muy poco quedó para el registro de la historia, y definitivamente, ese período de la aviación nacional sigue siendo un reto para aquellos que estudian el tema.

Sin embargo, de vez en cuando, se presentan oportunidades que nos permiten dar fugaces vistazos a la FAG de esos días. Uno de ellos es, precisamente, un informe de inteligencia obtenido por la CIA a finales de Mayo de 1954, en el cual el informante detalla su orden de batalla, la moral de sus integrantes y la disposición de las aeronaves en La Aurora. He aquí una transcripción textual del mismo:

Asunto: Estatus de la Fuerza Aérea Guatemalteca

Lugar de adquisición: Ciudad de Guatemala, Guatemala

Fuente: Persona con buenas conexiones en la Fuerza Aérea (B)

Fecha de la Información: 29 de Mayo de 1954

Fecha de recepción: 7 de Junio de 1954

Fecha del reporte: 10 de Junio de 1954

1. Se ha reportado que la moral de la Fuerza Aérea Guatemalteca es baja. Los pilotos no están muy contentos al respecto del equipo que tienen, y los mecánicos están descontentos por la forma en la que son tratados por sus superiores. Hay un total de 100 mecánicos bien entrenados, quienes trabajan en dos turnos. Normalmente un piloto y tres mecánicos están de servicio cada día en el aeropuerto La Aurora. Durante situaciones de emergencia los pilotos son concentrados en el aeropuerto, y los mecánicos cargan rifles.

2. La Fuerza Aérea tiene los siguientes aviones:

7 – T-6 (dos en reparación)
2 – P-26
3 – T-11
2 – C-47
1 – C-45
1 – Cessna con dos motores
14 – Fairchild viejos
5 – Ryans
2 – Wacos

No hay repuestos para T-11, y estos aviones no tienen instaladas las torretas superiores para ametralladoras. Solo uno tiene una ametralladora. Hay repuestos para los otros aviones. No hay miras “viewfinder”, y el tiro se hace al cálculo. Los T-6 tienen tres ametralladoras. Los P-26 tienen ametralladoras sincronizadas, dos en cada avión.

3. La Fuerza Aérea está equipada con 200 rifles de 7mm, 50 ametralladoras de avión, y cinco ametralladoras de trípode. Tiene alrededor de 20 bombas de 100 libras, y un número no determinado de bombas de 30 libras. También hay un número no determinado de rifles M-1.

El informe, que puede descargarse aquí, contiene dos hojas con las preguntas hechas al informante y las respuestas dadas por él, ambas en Español.

En relación al listado de aviones, podemos agregar que el Cessna con dos motores mencionado es claramente el UC-78 Bobcat que la FAG operó a partir de Enero de 1949, primero para el Ministerio de Agricultura y luego con el serial FAG 1; los Fairchild “viejos” que menciona el informe son sin duda los PT-19A Cornell adquiridos en Febrero de 1947 para la Escuela Militar de Aviación, en aquel tiempo basada en Los Cipresales; mientras que los cinco Ryans son los STM-2 Special del lote de 12 adquiridos entre Julio de 1938 y Enero de 1939; finalmente es casi seguro que los Wacos a que el informe hace referencia, son los dos últimos ejemplares de los seis VPF-7 comprados en Marzo de 1937, de los cuales, increíblemente, uno ha logrado sobrevivir hasta nuestros días.

Pero, ¿Qué tan real era el listado? Al menos sabemos con seguridad que el número de AT-6C y D es correcto por lo que se ha publicado en varios estudios sobre el tema, al igual que el de los AT-11 adquiridos en 1946. Sobre los P-26A, es casi seguro que se les escapó uno, pues en una filmación de la llegada de Castillo Armas a La Aurora, luego del derrocamiento de Arbenz, se pueden ver claramente a tres de ellos volando en formación con los dos C-47 en que venía la comitiva de Castillo Armas. En el video se ven también al menos dos AT-11 y un AT-6. Acá está el dicho video:

El video fue tomado del sitio “Critical Past” y puede ser visto en su formato original aquí.

El documento de inteligencia al que hacemos mención fue publicado en 2003, como parte de un programa de desclasificación iniciado por la CIA en 1996, mediante el cual casi la totalidad de documentos relacionados a la operación PBSuccess fueron publicados en el sitio de internet de la agencia.

Sobre la capacidad de respuesta de la FAG ante la fuerza aérea liberacionista, es bien poco lo que hubiese podido hacer. La CIA se encargó de proveerle a Castillo Armas seis cazas F-47N Thunderbolt y un ágil P-38 Lightning, todos ellos apodados “Los Sulfatos“, contra los cuales los aviones de la FAG no tenían oportunidad alguna. Adicionalmente, la fuerza aérea liberacionista fue complementada con tres transportes C-47, un Cessna 180 y un minúsculo Cessna 140. Lo anterior se detalla en éste documento desclasificado de la CIA que lista el inventario de aeronaves de Castillo Armas.

Mario Overall
Aviación de a pie

About these ads
Etiquetado , , , , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 206 seguidores

%d personas les gusta esto: