El “Lightning” de Castillo Armas

Lockheed P-38L - Fuerza Aérea Nicaragüense
Lockheed P-38L – Fuerza Aérea Nicaragüense

El ejemplar de la foto, es probablemente un P-38M, convertido a la variante L en algún momento de su existencia, que terminó en manos de la Fuerza Aérea de la Guardia Nacional de Nicaragua, en Marzo de 1948. Éste avión y otro P-38L-5-LO (uno de ellos probablemente el ex USAF 44-24484/NL67745, también identificado como 44-53095) fueron sacados de los Estados Unidos de manera ilegal y llevados a Managua por Frank Adkins, ex integrante de los famosos “Tigres Voladores” de China, y otro piloto de quien no se tiene registro. Ambos aparatos llegaron a Nicaragua sin armamento, y tuvo que pasar casi un año para que la Fuerza Aérea Nicaragüense pudiera adquirir cuatro ametralladoras calibre .50 para artillarlos, instalando dos en cada uno de los aviones.

Es muy poca la información que existe sobre el uso de éstos aviones durante su vida en servicio con la Fuerza Aérea Nicaragüense, sin embargo, puede asumirse que volaron principalmente en misiones de patrulla sobre las costas de Nicaragua, en busca de aviones y barcos que hubiesen ingresado de forma ilegal al país. Pero más que nada, para mantener tranquilo al paranoico dictador Anastasio Somoza García, que por aquellas fechas, finales de los 40 y principios de los 50, se gastó un montón de dinero en la adquisición de aviones de combate, dentro de los cuales se pueden listar un par de aviones de ataque Douglas A-20G (ex USAF 43-21654 y 43-22200/NC634004) que recibieron los seriales GN-59 y GN-60.

Es muy probable que con el transcurrir del tiempo, uno de los aviones haya sido canibalizado para poder mantener al otro en servicio ya que para mediados de 1954, solo se listaba uno en el inventario de aeronaves de la Fuerza Aérea Nicaragüense. Y es precisamente en esa época, que el único ejemplar sobreviviente sale de las sombras del tiempo para convertirse en protagonista de uno de los hechos más vergonzosos de la historia de Centro América.

Desde 1953, la Agencia Central de Inteligencia –CIA por sus siglas en Inglés- venía planeando la forma de derrocar al presidente Guatemalteco Jacobo Arbenz, para lo cual organizó un pequeño ejército liderado por un militar exilado, también Guatemalteco, de nombre Carlos Castillo Armas. Sin embargo, fue hasta Mayo de 1954 que se puso en movimiento la operación, para lo cual también se creó una pequeña fuerza aérea “desechable” compuesta por aviones Douglas C-47 de transporte y un par de pequeños utilitarios Cessna, con los cuales se realizarían misiones de abastecimiento a las “tropas” y vuelos de guerra psicológica en los cuales se dejarían caer volantes con mensajes contrarios al régimen de Arbenz sobre las principales ciudades de Guatemala.

Al principio de la operación los aviones “rebeldes” estaban basados en un campo aéreo no preparado en Nueva Ocotepeque, en Honduras, muy cerca de la frontera con Guatemala. Sin embargo, debido a la cada vez más acertada puntería de los artilleros chapines y las constantes patrullas de los aviones Guatemaltecos, los estrategas de la CIA decidieron mover los aviones al aeropuerto de Las Mercedes, o SOMERSET en los documentos desclasificados de la CIA, en Managua, además de agregar aviones de combate a la fuerza aérea rebelde, con el fin de contrarrestar una situación que podría tornarse peligrosa.

Con ello en mente, los agentes de la CIA se acercaron a Somoza, que estaba financiando una parte de la operación, para solicitarle que le vendiera uno de los A-20 y el P-38 a Castillo Armas. De más está decir que Somoza accedió gustoso, aunque ambos aviones estaban en un estado deplorable, al punto que el A-20 no pudo ponerse en servicio, mientras que el caza requirió de muchas reparaciones para ponerlo más o menos operativo. De hecho, durante el primer vuelo de prueba que hiciera, el cableado del sistema eléctrico se incendió.

La primera misión del P-38 en el marco de la operación PBSuccess ocurrió el día 26 de Junio. En esa ocasión, el piloto tuvo que eyectar dos bombas de 500lbs en las aguas frente a las costas de El Salvador luego de que se presentaran problemas con los motores. Dicha misión, designada como “F-19” por el Puesto de Comando de Campo de la operación, tenía como objetivo bombardear dos posiciones del Ejército Guatemalteco en el área de Zacapa y Chiquimula, en donde los hombres de Castillo Armas estaban teniendo problemas para avanzar. La hora de despegue quedó registrada a las 8:25AM, hora local de Nicaragua, con hora de aterrizaje a las 10:30AM.

En la noche del 26 de Junio, el dictador Nicaragüense Anastasio Somoza se enteró de que un barco había atracado en el Puerto de San José, en la Costa del Pacífico de Guatemala, el cual, según su servicio de inteligencia, estaba cargado con varios aviones caza Spitfire LF Mk IX provenientes de Checoslovaquia, que supuestamente había adquirido el Gobierno de Guatemala para hacerle frente a la agresión. Con suma preocupación, Somoza convocó a los encargados del Puesto de Comando de Campo de PBSuccess y les comunicó el hallazgo, ordenándoles que el barco fuese hundido de inmediato, so pena de quitarles el apoyo y sacarlos de Las Mercedes. Luego de las deliberaciones de rigor, los encargados del Puesto de Comando decidieron realizar una misión de bombardeo para hundir el barco, pero sin informarlo al Centro de Comando de la CIA en Opa Locka. El piloto que se ofreció de voluntario para realizarla fue Ferdinand Schoup, quien había sido Jefe de la Misión Aérea de los Estados Unidos en Guatemala. Schoup, luego de dejar el puesto en la misión, se había radicado en dicho país, donde había sido contactado por personal de Castillo Armas para que se uniera a la Fuerza Aérea Rebelde.

La misión para hundir el barco fue registrada con el código “F-25” en el diario de operaciones, y el objetivo, al menos oficialmente, era destruir los tanques de combustible en el Puerto de San José. Schoup despegó a las 5:25AM y llegó a San José luego de dos horas y media de vuelo. Según el reporte que dio luego de regresar, las dos bombas de 500Lbs. que supuestamente lanzó sobre los tanques de combustible no estallaron. En realidad, al menos una de las bombas sí que había estallado, pero no en los mencionados tanques de combustible, sino justo en el barco “S.S. Springfjord” de bandera Inglesa, el cual estaba siendo cargado con algodón y café… Y no descargando aviones de combate, como aseguraba Somoza.

Para complicar más las cosas, durante el bombardeo, las piezas antiaéreas del Ejército de Guatemala lograron acertarle varios impactos en la sección de cola al P-38, por lo que tuvo que abandonar el área con serios daños. De hecho, Schoup debió  aterrizar de emergencia en Managua, mientras que el avión quedó fuera de servicio por el resto de la operación.

La destrucción del barco S.S. Springfjord significó un largo y amargo estira y encoge entre la diplomacia Guatemalteca, asesorada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y la inglesa, que para 1963 aún no había concluido. (La CIA le ordenó inicialmente al gobierno de Castillo Armas que le ofreciera $900 mil dólares en compensación a la Corona, lo cual no fue aceptado.)

Con relación al P-38 rebelde, la última mención sobre el mismo que se hace en los documentos de la CIA es queSe harán los arreglos con Acosta para que su piloto recoja el P-38 en Managua. Demasiadas personas involucradas para llevar el P-38 directamente a WSBURNT (Guatemala, según los nombres en clave usados por la CIA durante la operación) y luego a Acosta.” En ese sentido, el único personaje con apellido Acosta en el área, y que estuvo involucrado parcialmente en la operación fue Hernán Acosta Mejía, que para aquél tiempo era el comandante de la Fuerza Aérea Hondureña. Sin embargo, los historiadores catrachos insisten en que ninguno de los P-38 Hondureños tuvo orígenes clandestinos. Por ende, no se sabe a ciencia cierta que ocurrió con el misterioso “Lightning” de Castillo Armas.

(El sumario de cables de la CIA que tratan sobre como se debía disponer de los aviones rebeldes puede ser visto en éste enlace.)

Mario Overall
Aviación de a pie

Anuncios

2 thoughts on “El “Lightning” de Castillo Armas

  1. MAPACHE 02 23 noviembre 2011 / 3:13 PM

    Gracias MArio , usted siempre sorprendiendonos con el trabajo de research

  2. Luis Gonzalez 23 noviembre 2011 / 9:32 PM

    Hola Mario fijate que quiero contarte algo al respecto del P38 Lighting
    mas o menos en 1960 yo tenia siete anos escuche una conversacion de grandes donde contaron que un avion piloteado por alguien que no conoci habia hundido un barco con pertrechos militares para el Gobierno de Arbenz, segun dijeron esa ves, eso habia sido de vital importancia para el derrocamiento del gobierno, ahora que vos subiste esa historia en Aviacion de A Pie me vino a la memoria, la conversacion fue el antiguo Hospital de la Fuerza Aerea, no me preguntes entre quienes porque no sabria decir ningun nombre yo tenia siete anos, sin embargo me acuerdo bien de ella, lastima que los protagonistas ya estan muertos porque si no tendriamos mucho que saber mas.
    Saludos esta lindo el articulo.
    ..

Los comentarios están cerrados.