De los Súper Tucano a los Pampa III

FMA IA-63 “Pampa III” Foto: Gobierno de Argentina

A mediados de 2009, la Sociedad Histórica de la Aviación Latinoamericana -LAAHS- inició un proyecto en conjunto con la Fuerza Aérea Guatemalteca -FAG- cuyo objetivo era rescatar, digitalizar y clasificar lo poco que quedaba del acervo fotográfico de dicha institución. Tal proyecto, que duró poco más de dos años, nos permitió establecer muy buenas relaciones con algunos oficiales quienes, por aquellos días, estaban a cargo de reorganizar el Grupo Aéreo y llevar adelante algunas iniciativas que tenían como objetivo devolverle a la FAG su capacidad operativa.

Una de dichas iniciativas, cuya planificación iba ya bastante avanzada, se denominaba “Sistema de Vigilancia y Protección de la Biósfera de Guatemala.” La idea principal era montar un centro de comando, control, comunicaciones, computación e inteligencia –C4I- además de la adquisición de radares, un avión de vigilancia y seis aeronaves Embraer A-29 Súper Tucano para realizar misiones de interdicción. (En realidad era un sistema a menor escala del brasileño SIVAM.)

Lo interesante del C4I guatemalteco era que iba a ser totalmente interinstitucional, pues la Dirección de Aeronáutica Civil estaría a cargo de los radares, mientras que el centro de comando iba a ser administrado por representantes tanto del Ejército, Marina y Fuerza Aérea, así como de personal proveniente de las entidades de protección civil e inteligencia del gobierno. Adicionalmente, la información obtenida en tiempo real desde los radares y los aviones, sería procesada por el centro de comando y luego puesta a disposición de dichas entidades para apoyarlas en sus diversas actividades. De hecho, también se había considerado incluir en la iniciativa a instituciones de protección del medio ambiente.

En lo relacionado al avión de vigilancia, que también sería una plataforma electrónica y de comunicaciones, el plan era solicitarle al gobierno de los Estados Unidos que reparara y reequipara una de las Beechcraft Súper King Air 300 capturadas al narco y que había sido asignada a la FAG (Número de cola 704) por el Organismo Judicial. Dicha solicitud se haría bajo el marco de los aportes del gobierno norteamericano a la lucha contra las drogas, sin ningún costo para el gobierno guatemalteco.

En el caso de los Súper Tucano, los aviones serían adquiridos mediante un préstamo de US$133 millones, a ser otorgado por el Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico y Social de Brasil. La compra incluiría, además de los seis aviones, un simulador de vuelo, un paquete de repuestos que permitiría mantener los aviones operativos por al menos un año, así como los costos relacionados al entrenamiento de los pilotos guatemaltecos. El préstamo también serviría para reparar y repotenciar seis de los viejos aviones Pilatus PC-7 de la FAG, los cuales serían relegados a labores de entrenamiento y eventualmente para realizar misiones de apoyo a las fuerzas de seguridad fuera del marco del C4I ya que al no contar con cabinas digitales ni computadoras abordo, dichos aviones no podrían conectarse al sistema.

Embraer A-29 “Súper Tucano” Foto: Embraer

El C4I como tal, le permitiría a la FAG localizar, seguir e interceptar vuelos ilegales que ingresaran al país, todo ello en tiempo real, pues el sistema recibiría y procesaría información proveniente de los radares y del avión de vigilancia, y luego retransmitiría dicha información a los Súper Tucano para que realizaran las intercepciones de manera efectiva, de día o de noche, y bajo cualquier condición climática. Las otras entidades de protección civil también se verían beneficiadas, especialmente aquellas que están involucradas en combatir la tala ilegal de árboles, prevención del contrabando, etc.

En todo caso, la iniciativa del C4I siguió un largo y tortuoso camino durante el cual recibió dictámenes favorables del Ministerio de Finanzas, la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia –SEGEPLAN- y la Junta Monetaria. Sin embargo, a finales del 2011, la Comisión de Finanzas del Congreso de la República no aprobó la realización del préstamo requerido y el proyecto quedó detenido, aún cuando ya existían acuerdos comerciales y financieros. Esto ocurrió durante los últimos meses de la administración del presidente Álvaro Colom. Durante los últimos días de diciembre de ese año, los congresistas del partido gobernante Unión Nacional de la Esperanza -UNE- trataron que el proyecto se aprobara, aún mediante sesiones extraordinarias del Congreso, sin embargo el férreo bloqueo interpuesto por el partido de oposición –Partido Patriota- logró detener todos y cada uno de los intentos, aduciendo que “los aviones no eran necesarios y que existían otras prioridades en el país.

Con la llegada del año 2012 se planteó el riesgo de que Embraer ya no sostuviera el precio ofrecido, debido a la dinámica de la economía mundial y el aumento en los costos de manufactura. Sin embargo el gobierno logró, luego de muchos esfuerzos, que Embraer mantuviera la oferta, aunque con reservas, ya que era prácticamente imposible sostenerla así por más de un par de meses.

En directa contradicción a la postura asumida meses antes, los congresistas del Partido Patriota –ahora en el poder- retomaron el tema de la compra de los aviones en octubre de 2012, sometiéndola a aprobación del congreso, así como el aumento del techo presupuestario para el Ministerio de la Defensa y el aumento del impuesto de salida en aeropuertos, de cuya recaudación se pretendía hacer los pagos del préstamo para adquirir el paquete que incluía los aviones. Según el nuevo presidente, general retirado Otto Pérez Molina, “la adquisición de los aviones era de suma importancia para el país.

Finalmente, a mediados de aquel mes el préstamo fue aprobado, muy a pesar del clamor de las organizaciones de la denominada Sociedad Civil y los partidos políticos de oposición. En abril de 2013, Embraer anunció oficialmente la venta de los aviones a Guatemala, junto con el sistema C4I.

Menos de tres meses después, en Julio de 2013, el gobierno de Pérez Molina, de manera sorpresiva, anunció que la compra de los Súper Tucano quedaba suspendida debido a una supuesta sobrevaloración en el precio de los aviones, la cual iba a ser investigada. Seguidamente el gobierno convocó a directivos de Embraer para que viniesen al país a explicar el motivo de la supuesta sobrevaloración. Sin embargo, Embraer pospuso en varias ocasiones la visita de sus representantes.

De acuerdo con fuentes brasileñas, para aquel momento Embraer simplemente ya no estaba interesada en fabricar los aviones para la FAG, principalmente por el tiempo que había tomado la aprobación de la compra por parte del gobierno guatemalteco y porque el precio de venta, en especial de los aviones, ya no correspondía a la oferta presentada casi cuatro años antes.

Adicionalmente, se dice que representantes del gobierno de Guatemala solicitaron el pago de “comisiones” a Embraer –como en todo negocio que se realiza con gobiernos latinoamericanos- con el fin de agilizar la compra, y obviamente la empresa se negó aduciendo que dichas “comisiones” ya se habían hecho efectivas con personeros de la anterior administración y que de ninguna manera iban a pagarlas nuevamente. Lo anterior ocurrió en medio de numerosas y serias acusaciones de corrupción contra el gobierno de Pérez Molina, especialmente en relación a sobreprecios en proyectos de infraestructura e inversión social, además de vinculaciones con el narcotráfico internacional.

Curiosamente, por estas fechas también empezaron a circular rumores sobre que asesores del gobierno de Pérez Molina estaban sugiriendo comprar aviones “más baratos, sencillos y acordes a la realidad del país” por medio de una transacción directa que no requiriese la utilización del préstamo brasileño y que les permitiese exigir las ansiadas “comisiones” a quien quiera que fuese a efectuar la venta.

Centro de Control FAG
Centro de control instalado en la Base Aérea La Aurora. Foto: Jesús Alfonso / Soy502

Claramente, la idea que empezó a tomar forma en el gobierno en aquel momento fue la de comprar “cualquier cosa” para reequipar a la FAG –le sirviese o no- y de paso hacerse con algún dinero durante la transacción mediante el cobro de “comisiones.” Además, aquello les daría la oportunidad a los políticos de salvar la cara por haberse echado atrás en la tan publicitada compra de los aviones y sistemas brasileños.

En los círculos de la comunidad aérea local e internacional, la noticia de las intenciones del gobierno de optar por otros aviones fue recibida con escepticismo, principalmente porque nadie creía que por no haber podido cobrar coimas o “comisiones”, el gobierno de Pérez Molina fuese a cancelar la compra de los Súper Tucano; además, tal cosa podría resultar en un incidente de tintes diplomáticos con Brasil. Sin embargo, eso fue precisamente lo que hizo el gobierno guatemalteco a mediados de noviembre de 2013: Canceló la compra de los aviones y el sistema C4I, aduciendo sobreprecios de más de $US18 millones. Lo más triste es que Guatemala debió pagar una fuerte suma en concepto de penalización por haber desecho la negociación.

A pesar de todo, la administración de Pérez Molina logró que el congreso aprobara un préstamo con el banco Bilbao-Vizcaya por US$36 millones, que se utilizaron para comprar tres radares que serían operados por la Dirección de Aeronáutica Civil y un centro de control que se instalaría en la Base Aérea La Aurora, bajo responsabilidad de la FAG. (Dichos equipos, fabricados por INDRA, empezaron a funcionar a principios del año 2017.)

También durante el 2015, el gobierno de los Estados Unidos accedió a reparar y reequipar el avión Beechcraft Súper King Air 300 de la FAG, convirtiéndolo efectivamente en una plataforma de vigilancia aérea. Dicho avión se entregó a finales de ese año, completándose así la adquisición de dos de los tres pilares de algo similar al “Sistema de Vigilancia y Protección de la Biósfera de Guatemala” que los oficiales asignados al Grupo Aéreo de la FAG habían planeado casi seis años antes.

Super King Air 300 “704” de la Fuerza Aérea Guatemalteca. Foto: Franz Galli.

Sin embargo, hacía falta el tercer pilar del “sistema”, constituido por los medios de interdicción. De acuerdo a la planificación, era necesario adquirir aeronaves capaces no sólo de conectarse al centro de control para recibir información en tiempo real durante las misiones, sino de localizar, perseguir e interceptar los aviones de los narcotraficantes. Ante la imposibilidad de adquirir los Súper Tucano para suplir dicha necesidad, la FAG inició la evaluación de varias plataformas que cumplieran con los requerimientos mínimos establecidos por el proyecto; Los aviones evaluados fueron el turbohélice Surcoreano KAI KT-1 “Woongbi”, el jet Checo Aero L-159 “Alca” y la tercera iteración del jet argentino FMA IA-63 “Pampa.”

Es así como llegamos a febrero de 2019, cuando la administración de Jimmy Morales finalmente decide adquirir los primeros dos de un total de cinco FMA IA-63 “Pampa III” para suplir el requerimiento de medios de interdicción del proyecto. El contrato, firmado el 3 de Julio, ha generado amargas críticas por parte de la población debido a la forma opaca en que el gobierno llevó a cabo la negociación. Pero eso no es todo… Guatemala es el primer país que compra el “Pampa”, un avión que ha enfrentado incontables problemas durante su desarrollo y que no cuenta con una trayectoria reconocida, si se compara con el Súper Tucano.  De hecho, a la fecha sólo tres se han entregado a la Fuerza Aérea Argentina y el futuro de la plataforma aún es incierto, especialmente porque la empresa que lo produce está emergiendo de un largo período de crisis económica.

Para finalizar, cabe mencionar que el estudio realizado en la FAG hace más de seis años, establecía que la plataforma de interdicción más adecuada para el país era el Súper Tucano, especialmente por los costos de operación de la aeronave y la capacidad de Embraer para darle soporte técnico. Así mismo, el Súper Tucano es operado por las fuerzas aéreas de 14 países, incluyendo la de Estados Unidos, convirtiéndolo en una opción más que probada en el mundo real. Lo anterior evidencia que la decisión de comprar los “Pampa III” por parte del gobierno de Guatemala, se basó puramente en el precio de cada aeronave, sin tomar en cuenta las posibles complicaciones que pudiesen comprometer su operación y mantenimiento a mediano y largo plazo.

Como dicen por allí: “Amanecerá y veremos…”

 

Anuncios

2 respuestas a “De los Súper Tucano a los Pampa III

  1. Arturo Bolaños 5 julio 2019 / 5:53 PM

    Gracias

    En Agosto de 1929 mi tio-abuelo Tobias Bolaños Palma visito Guatemala y realizó vuelos en el Campo Marte.

    Busco colaboración para ver si puedo encontrar registros fotográficos, periódicos para completar un libro que estoy escribiendo sobre su vida.

    Saludos y gracias por la información.

  2. J. Alberto Diaz D. 12 julio 2019 / 6:21 PM

    Interesante artículo, felicitaciones, ojala que se dispusiera de fototeca y materiales de la historia de la aviación Guatemalteca, me gustaría conseguir una foto de Ryan No.32 de 1939, por ahí vi una tesis de la USAC relacionada que incluye fotos. Es lamentable que no se hayan adquirido Supertucanos, en mi opinión Guatemala se encuentra atrasada 50 años mínimo en relación a Honduras y Nicaragua y un poco menos con El Salvador.
    Después de los 50´s creo que Nicaragua tenía mejor aviación con P-38, P-47 y P-51 muy cerca Honduras con P-38, P-63 y F4UCorsarios sin tomar en cuenta los de entrenamiento.Guatemala quizás su mejor época alrededor de los 60´s por la cantidad de Mustangs que tuvo y varios B-26, después de los 70´s Honduras ya tenia Jets F-89K entiendo que fueron los primeros en romper la barrera del sonido en CA, a partir de ahí creo que sigue siendo la mejor fuerza aérea de CA actualmente cuenta o se dirige al uso de aviones UAV aviones tripulados a control remoto o conocidos también como RPA, están re potenciando sus F-5E(mach1.5) y sus A-37B mas la cantidad de helicópteros, tienen Tucanos y Supertucanos, entre los helicopteros incluyen el MD-500 defender. Honduras sin poner ninguna embajada en Jerusalén cuenta con el apoyo de Israel en la fuerza aérea y comunicaciones para hacerlo, por supuesto tienen presupuesto y políticas, otras ventajas que ha tenido son, la guerra del fútbol, haber tenido base aérea de USA, una gran costa, el combate al narcotráfico y la amenaza constante de Nicaragua su vecino quien posee el apoyo y helicópteros Rusos como el Mi-24 y Mi-17 y lanzacohetes Katiusha y los temibles misiles SAM, tanques y otros, a esto la amenaza de que Nicaragua adquiera Mig-29´s. Por supuesto a la vecindad de Guatemala también El Salvador nos deja atrás.
    En mi opinión las razones para las que Guatemala esté tan atrasada es, la perdida del apoyo en asistencia militar de EEUU (MAP) desde finales de los 70´s creo, la pésima gestión diplomática, la falta de planes estratégicos y planes a largo plazo para el ejercito o en este caso la fuerza aérea, la gestión presupuestaria, por supuesto la corrupción, la política y lo anterior juntos, dentro de la política también la intromisión y oposición de la antigua insurgencia y otros grupos.
    Entiendo que los Supertucanos son mas versátiles para actividades de inteligencia, supervivencia y reconocimiento en las condiciones del territorio de Guatemala , velocidad suficiente para el territorio, pueden aterrizar en pistas de tierra, grama, graba u otros, mas barato mantenimiento, menos combustible, mas probados por otras fuerzas aéreas, inclusive supera entiendo al T6 texan II, su competidor en el norte,
    En el caso Guatemala aunque el presidente actual hubiese optado por los SuperTucanos con una nueva opción de compra trasnsparente lamentablemente peor le hubiera ido que con los Pampa III .
    No se sabe porqué no se buscó o se intentó un convenio de asistencia militar con USA o Israel en préstamo o bien con países amigos como Japón y Corea del Sur, definitivamente muy difícil adquisición en las condiciones actuales en estos países, tal vez adquisición de naves reconstruidas de generaciones anteriores.(como ha sido en caso).
    Por supuesto opino como un aficionado al tema, que no es mi experticia.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s